Viajar a Etiopía y el sentido del gusto (2). Por Xavier Gil

tej

DE LA EXPERIENCIA DE SABOREAR EL TEJ, EL TRADICIONAL VINO DE MIEL, A LA ALUCINÓGENA PLANTA DEL KHAT.
Considerado sin excepción el brebaje tradicional por excelencia, el Tej se encuentra en las mesas de toda familia etíope, siendo la bebida más antigua documentada en esta zona del mundo, se han encontrado documentos en donde se habla de él el año 100 antes de Jesucristo.

tej_featured

El Tej, es un elixir parecido al aguamiel, y está compuesto por una porción de miel mezclada con agua, junto a unas pocas de Gesho, un arbusto espinoso, dejando fermentar esta mezcla hasta conseguir el sabor adecuado en cada caso. Se utiliza para socializar en momentos singulares y en celebraciones de todo tipo, sirviéndose en un tipo de botella hoy en día de cristal y de forma ovalada y que en la antigüedad era de arcilla y cuyo nombre todavía perdura denominándose Berele.
Es una buena experiencia entrar en alguno de los denominados Tej Bet o Casa del Tej, alguno de ellos son rincones perdidos en las grandes o pequeñas ciudades de toda Etiopía y en donde los azmari, una especie de narradores de historias, se reúnen tocando el Krar, una especie de lira tradicional, amenizando largas veladas entre historias y canciones mientras van tomando su Tej, en un tugurio falto de luz y en muchos casos de ventilación, esperando que alguno de los clientes les deje alguna moneda con la cual ganarse su sustento.

tej_bet

Por muchos lugares de Etiopía, te sorprendes por la imagen de infinidad de hombres, con una de sus mejillas enormemente abultada, como si de una gran infección dental se tratara y todos ellos tienen un denominador común ante este fenómeno, están mascando Khat.
El Khat, es una planta con un poderoso efecto estimulante, la cual genera un estado leve de euforia, seguido de un largo periodo de adormilamiento parecido a un coma. Tomada en dosis grandes puede llegar a ser muy peligrosa llegando a provocar la muerte.

A woman and her daughter arrange branches of khat into small bundles in Mogadishu

Es una verdadera vivencia pasearse por la atiborrada población de Aweday, punto clave de la venta de Khat, en este caso por la alta calidad del que se vende en esta población cercana a Harar, es tal su diferencia, que a este tipo de Khat, se lo ha bautizado con el mismo nombre de la población, lo que le otorga un nivel de categoría parecido a nuestra denominación de origen.
El tumulto en las calles de Aweday, es constante durante todo el día, pero cuando cae el sol y el Khat de los pequeños y grandes cultivadores llega a la ciudad, esta explota en un ir y venir de miles de personas ávidas por hacerse con su dosis diaria o donde innumerables comerciantes cargan sus destartaladas furgonetas, con enormes manojos de Khat, los cuales serán trasladados a distintos puntos del país, para ser distribuidos entre los ávidos consumidores.

11391485846_3c32544288_b

Pequeños tugurios repartidos por la calle principal, tan sólo iluminados con pequeñas bombillas de 20 watios, las cuales dejan intuir en su penumbra, el trasiego que se genera dentro de ellos, son el pilar de todo el tráfico que se genera a raíz de esta planta, la cual está consiguiendo cambiar la cultura y la manera de afrontar la vida de muchísima gente.

Ir a nuestro viaje relacionado

 

Has realizado este viaje? Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *