Wolayta de Etiopía

Wolayta de Etiopía

Localización: En la Región de Wolaytta, en la zona del Lago Abaya.

Idioma: Su idioma afro-asiático, omótico, es cercano a otras lenguas de pueblos cernanos como Gamo, Dawro, Dorze, Oyda y otros.

Pueblos vecinos: Sidamo , Gamo , Dorze

Población: 1.292.000  personas

Historia: A mediados del siglo XIII, los Wolayta crearon el primer Estado que se mantendría independiente hasta finales del siglo XIX. Durante esos 600 años se fundaron otros reinos Wolayta que lograron una estabilidad duradera: el reino Bosha (1567-1883), el reino Sheka (1560-1887). Ambos acabaron siendo conquistados, a  finales del siglo XIX, por el Imperio etíope.

Pero fue el reino Walayta, y la dinastía Tegra`i fundada a finales del siglo XVI, la última en sucumbir a la presión del Imperio. Durante los años 80 del siglo XIX, las ansias imperialistas de Italia por hacerse con el control del Imperio etíope, cada vez eran más evidentes y, desde su colonia en Somalilandia, venía acumulando fuerzas para forzar al Imperio a que aceptase convertirse en un Protectorado italiano. El Emperador Menelik II, que tras haber recurrido a la ayuda de las potencias europeas para impedir la invasión italiana se encontraba sin ayuda alguna, quería preparase para oponerse a tal invasión, pero su capacidad de mantener unas tropas listas para el combate corría el peligro de venirse abajo tras cuatro años de sequía (1888-1892) que habían vaciado los graneros del Imperio.

En esa tesitura, se da la circunstancia de que uno de los reinos más eficaces de su entorno, el reino Walayta, está viviendo años de buenas cosechas, contando con unas reservas que Menelik II comienza a codiciar. Ya han caído bajo su mando dos reinos vecinos del Wolayta, el reino Bosha en 1883 y el reino Sheka en 1887, por lo que decide lanzarse contra el Kawa (rey) Tona que, en ese momento, gobierna el reino Wolayta. La campaña militar se convertirá en la más difícil de las emprendidas por Menelik II, y no conseguirá la victoria hasta 1894, tras acabar con la vida de millares de personas civiles (los Wolayta hablan de cientos de miles) .  Una vez conquistado Wolayta, el Emperador somete a los vencidos al mayor de los pillajes, llevándose todas las reservas de alimentos de los Wolaita (cereales y ganado) y esclavizando a millares de Wolaita para hecerse cargo del transporte de semejante robo. Sólo la derrota del rey Tona y el saqueo del país Wolayta permitió la posterior victoria de Menelik II sobre los italianos.

En 1999, el país Wolayta sufrió ataques brutales  de la policía del TPFL (Frente Popular de Liberación Tigray), del ejército, y de las Fuerzas de Seguridad del Gobierno central. En ataques indiscriminados contra los ciudadanos se mató a personas, se torturó, se encarceló a cientos de personas y se destruyeron las propiedades de muchas familias. La única razón para todas estas atrocidades fue la negativa de los Wolayta a aceptar la imposición de un idioma extraño como medio de comunicación en la enseñanza.

Para abaratar el coste de la edición de libros de enseñanza, el Ministerio de Educación encargó a expertos la elaboración de un idioma escrito que pudiera servir para los libros de texto, para los alumnos de la región, que hablan cuatro idiomas diferentes pero con bastantes relaciones en su léxico. Así, crearon la lengua  “Wogagoda” en un intento de fusión de las cuatro lenguas : Wolayta-Gamo-Gofa-Dawro. Al inicio del curso, en el otoño de 1999, profesores y alumnos se negaron a desarrollar la enseñanza en ese idioma inventado y la protesta se manifestó en la quema de los libros y materiales en “Wogagoda” y ahí comenzó la represión. Aunque finalmente, el gobierno retiró la ley sobre la obligatoriedad del “Wogagoda” y tras las elecciones del 2000 fueron puestas en libertad todas las personas que continuaban encarceladas, y aunque los profesores fueron reinsertados en las escuelas de Wolayta, de donde les habían expulsado, se sigue exigiendo al gobierno central la reparación por los daños ocasionados y el reconocimiento oficial de la injusticia cometida sobre los defensores de la cultura Wolayta.

En el año 2002, la decisión gubernamental de que la rica región del delta del río Abbaya pasara a pertenecer administrativamente a Wolayta ha creado una nueva fuente de conflictos entre dos pueblos que históricamente habían mantenido buenas relaciones de vecindad, durante los siglos en que ambos eran Estados independientes.

Comparte esta página:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

    Síguenos:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR